La medicación en el TDAH

La medicación del TDAHQuerid@s amig@s:

No se para de hablar del TDA y TDAH, de la medicación y como es normal hay opiniones para todo.

La mayoría conoce mi opinión por las publicaciones en Facebook y los comentarios que haya podido hacer, pienso que es un error que pagaremos caro en la siguiente generación y defiendo a capa y espada la investigación de cada caso a fondo e intentar ir a la causa del problema y no a la sintomatología.

Os dejo la carta de una madre con 2 hijos diagnosticados y uno de ellos tratado con pastillas. Entiendo que cada caso es distinto y no digo que no haya casos en que la medicación sea la única vía, pero también veo en mi consulta cada día con la ligereza que se diagnostica y se prescriben los fármacos, vamos a lo rápido y fácil, pero, ¿Eso significa que es la mejor solución para nuestros hijos? ¿No nos pesará el día de mañana?¿No nos paramos nunca pensar el tremendo interés que hay detrás de las farmaceúticas?

Os dejo con la carta y cada uno que se haga estas preguntas a si mismo, lo fácil es seguir la corriente y no pensar, lo difícil es enfrentarse a todos y plantarse.

A quien pueda interesar:

 A través de estas líneas, solo pretendo contar mi experiencia (mejor dicho, la de mis hijos), después de que los mismos hayan finalizado su terapia visual:

Soy madre de 2 niños, de 14 y 12 años de edad respectivamente. Los dos han sido diagnosticados de TDA,  la mayor con hiperactividad, y el menor, sin ella. Con ambos he tenido problemas de consideración en el colegio, afortunadamente sin fracaso escolar, pues tengo la suerte de que los dos son inteligentes y aprenden casi del aire, pero ello no ha impedido que en el cole se hayan visto relegados como los malos, traviesos, molestos, etc.… en el caso de mi hijo, con 9 años, le calificaban como el ”vago-revago”. Obvio decir como estaba la autoestima de mis hijos…, por los suelos.

Después de acudir a un gabinete psicológico con mi hija mayor (entonces tenía 9 años), de rellenar unos cuestionarios (padres y profesores) completados cuando más cabreada estaba con la situación, y de pasar la niña unos Test DSM, fue diagnosticada de TDAH. Al día siguiente ya le había prescrito medicación (Concerta). Lógicamente, comencé a darle la medicación, pensando que servía la solucionar un problema. Con el tiempo observé que sólo servía para mitigar y camuflar algunos síntomas (sobre todos el exceso de actividad física) pero continué medicándola por prescripción médica.

Poco tiempo después empezaron a surgir los problemas con mi hijo (en torno a los 8-9 años), actué de forma diferente (ya se sabe, de los escarmentados nacen los enseñados…). También fue diagnosticado de TDA (sin hiperactividad), a través de los cuestionarios y test DSM. Pero en este caso actué de forma diferente: me dediqué a buscar las causas del problema y soluciones, y no me fijé tanto en los síntomas.

Aquí es donde me llama la atención el artículo. Después de dar muchas vueltas, tuve la suerte de dar en mi ciudad (Albacete) con una Optometrista Comportamental que profundizó en los problemas de mi hijo, evidenciando la necesidad de una terapia visual que después se complementó, a raíz de una consulta con un prestigioso Neurólogo catalán (Dr. Ferré), con un tratamiento para integración de reflejos y estimulación del cuerpo calloso del cerebro para tratar el problema de lateralidad que se evidenciaba como causante de base. Todo se complementa con tratamiento psicológico para mejorar la autoestima del niño, ejercicios de atención y favorecer sus relaciones sociales, pues no olvidemos que a los 10 años la autoestima del niño era prácticamente inexistente, hasta el punto de adoptar la decisión de cambiarle de colegio, lo que fue un acierto.

Afortunadamente, la terapia ha comenzado a dar sus frutos y hemos evitado, en el caso de mi hijo, la medicación.

Tal es el caso que, a pesar de que mi hija estaba medicada y obtiene buenas notas en el cole, también en su caso he preferido profundizar en las causas del TDAH para buscar soluciones. Consulte con la Optometrista y con el mismo Neurólogo, quienes, después de muchas pruebas, me confirmaron casi lo que ya sabía: mi hija no tiene TDAH, ni existe motivo para medicarla con anfetaminas a diario (después de tres años de medicación). Tan sólo evidencia un problema de visión muy considerable (y tratable con la terapia visual oportuna), además de un problema de bloqueo probablemente causado por el excesivo estrés que sufrí durante la gestación de mis hijos y en sus primeros años de vida, causado por la pérdida de una hija anterior: los hijos no son ajenos a nuestros miedos y a nuestro estrés, incluso desde el momento de la gestación.

Actualmente, mi hija de 14 años ha finalizado su terapia visual y yo le he   suprimido la medicación sin haber notado demasiado cambio en su conducta. En el caso de mi hija coincidimos con la pubertad (etapa idiota donde las haya), pero afortunadamente sus resultados escolares son bastante buenos. Incluso se percibe en ella un interés por la lectura que yo daba por descartado incluso estando medicada.

Espero que este testimonio resulte útil a otras personas que, como yo, estarán dando tumbos de un sitio a otro, e incluso medicando a sus hijos con cierto reparo. No duden en investigar las causas, probablemente encuentren algo que puedan solucionar y evitar una medicación que sin duda, a la larga, tendrá sus consecuencias…

Un saludo,

Antonia Martínez.

Albacete.

 

Etiquetas: , ,

pilar-vergara

Pilar Vergara es Óptico-Optometrista especializada en desarrollo y visuocognición, Fellow C.O.V.D. y lleva 20 años dedicados a éste campo

12 comentarios

  1. Buenos días, quisiera ponerme en contacto con Antonia Martínez, en relación al caso de sus 2 hijos. Yo soy madre de una niña de 12 años con posible déficit de atención. Necesito su teléfono o e-mail, gracias.

    Responder
    1. Hola Ana, le pediré permiso para darte su email.

      Responder
  2. Hola. Hasta hace un mes y algo era totalmente desconocedora que existiesen problemas de lateralidad ocular. Lleve a mi hijo menor, de 12 años a la psicólogay me aconsejo visita optometrista que confirmo el problema. La semana próxima comienza terapia con la psicóloga, autoestima cero, todo suspendido…
    En el instituto no saben que existe ese problema ni en que consiste. Aprovecho desde aquí para pediros que si alguien me puede mandar informacion de este problema lo agradecería ya que tengo que convencer al professorado y a un exmarido que mas bien me dice que estoy loca y que me invento problemas que el niño no tiene ya que el lo ha llevado al oftalmólogo y el niño ve correctamente.
    Por mi cuenta seguiré con psicóloga y optometrista en este caso Fuentes Najas.
    Si alguien me puede ayudar como sea lo agradecería.
    Gracias a todo@s

    Responder
    1. Hola carmen, yo como optometrista no te puedo dar la informacion que solicitas ya que no trato los temas de lateralidad, sino los de visión que son los que estan dentro de mis competencias profesionales.

      El mayor especialista de España en lateralidad es el Dr. Ferre y en la editorial Lebón tienes los 9 libros que ha publicado acerca del tema.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  3. Lei toda la carta , se que mi situacion es diferente ojala Pilar me pudieses dar tu opinion Mi hija es hiperactiva y tiene problemas de conducta. Pero es to va de la mano con una polimicrogiria frontal bilateral , agenecia de cuerpo calloso total y una epilepsia sintomatica, ella tiene cuatro años , va a un colegio de educacion especial y no habla todabia de corrido tiene unas diez palabras sueltas que conforman su escaso vocabulario. Hemos pasado por spiron , flores de bach, aradix, en fin ninguno sirvio porque le ocacionaron aumento de crisis convulsivas, por un lado feliz porque son tres remedios que toma para la epilepsia sumarle otra droga suena a crimen. Ahora estoy decidida a comenzar una dieta sin gluten y caseina , porque necesito llegar a la solucion de su extrema hiperactividad que no le ayuda a nada en su aprendizaje y a nosotros como familia nos tiene al borde de la ruptura. A veces pienso que los anticonvulsivantes son el problema pero tengo terror de retirarlos por que una vez olvidamos una toma y la reaccion fue que convulsiono un dia entero . Es muy terrible leer todo tipo de reportajes y no saber que hacer. Se supone que debemos darle la mejor calidad de vida que podamos , pero a veces siento que la estamos envenenando con tanto medicamento. Ella toma acido valproico , levetiracetam y clobazam. Espero tu opinion de antemano , gracias.

    Responder
    1. Hola Caty, el caso de tu hija como bien dices es muy diferente y yo no tengo conocimientos médicos para poderte aconsejar.
      Hay un neurólogo muy holístico que pienso te podría dar luz y posible ayuda.
      Pon Neuronae en internet y te sale su web.
      Se llama Juan manuel de la Cruz.

      Un fuerte abrazo

      Responder
  4. Hola: Pilar, yo tengo una niña diagnostica TDAH, desde los cinco años, toma medicaciòn, nosotros la hemos llevado, a psicologo, psiquiatra, esta en Taichi (dos meses) tres años en gimnacia ritmica para la coordinaciòn, que todavia no controla, nos dijeron, hace tres año, que le fallaba la vision visopercpectiva, mano ojo y psicomotricidad fina, mi pregunta es, como puede ayudarle un optometrsita comportacional, a mejorar los sintomas del Tdah, es muy desatenta, muy impulsiva, y se mueve mucho, y claro esta medicada desde la mañana. espero haberme expresado bien, porque yo ya no sè que hacer, yo le quiero quitar la medicacion pero le cueta muho relacionarse sin ella. gracias de antemano. Norma.

    Responder
    1. Hola norma, el 70% de los pacientes de mi consulta vienen diagnosticados de TDA y de ellos un 20% con hiperactividad.
      Te aconsejo el libro: “La otra cara de la hiperactividad” del Dr. Ferré, editorial Lebon.
      Yo trabajo de una forma muy holística e intento averiguar de donde viene el problema y para ello remito a otros profesionales y trabajamos con un equipo multidisciplinar. La optometria por sí sola no puede solucionar los temas de hiperactividad, aunque sí muchos de atención.
      Un saludo

      Responder
  5. Buenas tardes. Me ha parecido muy interesante y muy de agradecer este artículo.
    Le agradecería, si fuese posible, que me remitiesen el nombre completo del doctor Ferré que aparece en este artículo para poder contactar con él.
    Saludos y gracias.

    Responder
    1. María Teresa, el Dr. Ferré desafortunadamente está jubilado.
      Ahora está su hija la Dra. Mar Ferré que es una gran profesional, su teléfono es 938 102 776.

      Un saludo

      Responder
  6. Hola Pilar, me gusta mucho tu artículo y va muy en mi línea de trabajo con niños diagnosticados de TDA. Existe la tendencia a etiquetar a los niños con un diagnóstico taxonómico y realmente lo importante es que los psicólogos hagamos un diagnóstico descriptivo. Es la única manera de tener una visión general del niño e intentar buscar el origen de sus dificultades. En mi consulta de psicología infantil, también recibo niños que vienen diagnosticados de TDA, con o sin hiperactividad, y los padres acuden en la búsqueda de otras soluciones diferentes a la medicación. Siempre advierto a los padres de que yo no voy a poner la etiqueta, porque considero que es el pasaporte seguro a la medicación. Al realizar una evaluación psicológica exhaustiva, es posible que el psicólogo determine a qué otro especialista debe derivar al niño (optometrista comportamental, especialista en terapia de refejos primarios, especialista en problemas auditivos, logopeda, etc.) y dedicar su atención al trabajo emocional con el niño y de orientación a padres y docentes.
    Coincido en que la optometría sola no puede solucionar el problema de hiperactividad, pero favorece muchos procesos de aprendizaje básicos para el adecuado desenvolvimiento del niño dentro de la clase, y por lo tanto se elimina un foco importante de problemas de atención. Dentro de mi protocolo de intervención sin fármacos pongo atención en la alimentación, variables externas, dinámica familiar, etc. El trabajo debe ser global para lograr soluciones y no encubrir síntomas.
    Te felicito por tu web y tus acertados comentarios-
    Recibe un abrazo
    Gladys Veracoechea Troconis
    Psicóloga infantil
    (Madrid)

    Responder
    1. Gracias Gladys, poco a poco entre todos vamos concienciando al menos a parte de la población, de que los fármacos no son la solución, en la mayor parte de los casos. Algunos padres no quieres escuchar porque prefieren ir a lo convencional, que es más cómodo, sin embargo hay otros muchos que no tienen suficiente información y no han visto otra salida. En mi opinión debemos de centrarnos en estos padres que sí que quieren buscar respuestas a los problemas de sus hijos y que no se conforman con lo primero que les dicen. El camino es complicado, pero quien dijo que las cosas son fáciles, verdad?

      Gracias por tus palabras, me alientan a seguir pues como tú sabes hemos elegido el camino menos transitado y por tanto el más difícil, y no siempre hay fuerzas. Gracias también por tu trabajo.

      Un abrazo

      Responder

Deja un comentario